La Iglesia es interior

Jakob Lörber:

E l     E s c r i b a n o      d e     D i o s

"¡Tomá la lapicera y escribí!" Estamos en el año de 1840. Un profesor de música austríaco, Jakob Lörber, recibe un día esta orden perentoria: como su grandísima sorpresa oye proferir esta intimación por una voz procedente de su corazón...
Hombre de profunda fe, Lörber responde pronto a este misterioso llamado; se pone a la obra y empieza así a escribir, dia tras día, cuanto esta "voz" le dicta.
Por aproximadamente veinticuatro años Lörber llena páginas y páginas con estas comunicaciones sobrenaturales hasta que, al fin de la obra, había escrito la cantidad de veinte mil páginas impresas. Si bien el Profeta de Graz no haya puesto ningún título a este interminable mensaje, que como él afirmaba le venía dictado por el mismo Señor Jesucristo, el conjunto de sus escritos se denomina "Nueva Revelación" y consta de 25 tomos. La obra principal, el "Das grosse Evangelium Johannis" (Gran Evangelio de Juan), de 11 tomos es publicado en Alemania(Bietigheim-Würtemberg), junto a otros títulos, por la Lörber Verlag (Lörber Ediciones) y describe, mucho más amplia y completamente que los Evangelios, de la vida y de las enseñanzas de Jesús en los tres años de predicación.
Pruebas irrefutables de la validez de las profecías contenidas en la Nueva Revelación son las predicciones en materia científica que abundan en estos escritos. Afirmaciones, por ejemplo, de la estructura del universo, de la naturaleza de la luz, de los átomos y partículas elementales, de paleontología, etc... que han sido sucesivamente confirmadas por la investigación científica a partir de los años Cincuenta y Sesenta de nuestro siglo. Mientras que, en la época de Lörber, no solamente el mismo profeta, sino ningún científico podía tener la menor idea sobre los contenidos científicos expuestos en los mensajes por él recibidos.
De acuerdo a ésto, es obvio que también sus profecías sobre el fin del milenio deben ser consideradas válidas predicciones sobre lo que acontecerá en el inmediato futuro. ¡Luego tienen que ser escuchadas muy atentamente! Su grandísima importancia se debe a mi parecer a la gran claridad y legibilidad del mensaje; a diferencia de la profecía del Apocalipsis de San Juan. La razón nos la explica la Nueva Revelación misma:
(Entre parentesis, notas del redactor)
"La razón por la cual desde algunos años mis mensajes fluyen con mayor abundancia que en los tiempos anteriores, y yo les doy tanto pan celestial cuanto no ha sido más dado desde el tiempo de mi vida terrenal, es que justamente ahora se aproxima el momento en el cual el mundo alcanzará la culminación de la confusión y del destacamiento de los fines de mi creación. Yo quiero ahora abrir los ojos de los incrédulos y revelar a los teólogos el verdadero significado de mi Biblia.
Con el fin de que no todos los hombres se pierdan yo he establecido que, desde ahora en adelante, mi palabra y mi enseñanza vengan dadas intactas a particulares personas, como en un tiempo fueron dadas a mis discípulos. Y sin velos como los de los Profetas, más bien claros y comprensibles como entonces mis discípulos enseñaban a la gente.
En el lejano futuro yo despertaré por vosotros siervos y dictaré en sus corazones por medio del Espíritu (Santo)... también aquél que vendrá después.
Cuando vendrá el tiempo muchas cosas serán escritas.
En aquel tiempo mi enseñanza será dada a los hombres no velada, sino totalmente revelada en su significado divino y espiritual. Y así surgirá la Nueva Jerusalén que desde el cielo bajará en la tierra".
"Como en los tiempos de Noé, así sucederá. El amor se apagará completamente, la fe en un mensaje de vida revelado del cielo será transformado en superstición tenebrosa, mentirosa y tramposa...
La luz de la viva fe de amor no resplandecerá más... en su lugar será impuesta a los hombres, con distintas prescripciones amenazantes, una fe ficticia.
Los falsos profetas, que dominan con soberbia y orgullo, vendrán propuestos a la adoración de los hombres como verdaderos sucesores de mis discípulos y como mis representantes en la tierra. En estos tiempos el número de mis verdaderos seguidores será modesto dado que el Anticristo quiere demasiado ensanchar sus escuadrones.
Desde la iglesia exterior no vendrá jamás por cierto el Reino de Dios que es la verdadera y propia vida del espíritu, vida interior, pero esta iglesia exterior es, por mi providencia y cuidado, una protección para la iglesia interior, que cada cual puede fácilmente encontrar sólo que lo quiera verdaderamente. Y entonces no importa en cual iglesia exterior se encuentre, es suficiente que ella anuncie de alguna forma mi nombre y mi palabra.
A medida que mi luz se difunda los curas se darán cuenta que sus templos se vuelven siempre más vacíos en ocasión de las varias ceremonias, entonces se verá con que rabia ellos se levantarán contra mi verdadera doctrina y sus sostenedores.
Por ello en efecto mi doctrina del amor y de la humildad representa una guerra en curso y una grandísima destrucción."
"Ya varios centenares de años antes despertaré profetas y videntes siempre más iluminados.
Los profetas tienen la tarea de anunciar la pura enseñanza librada de todas las ceremonias y de las falsas interpretaciones. Y esto tendrá como consecuencia el derrumbe de la Iglesia Católica..."

flecha.gif (249 bytes)