No hay varonas
manzana1.jpg
manzana2.jpg
Génesis
- Versión varonil*-
    “Dios en el principio...” así comienza la Biblia, pero puesto que algunos se aburren al leerla empecé a rescribirla poniéndole un poco de color; por ahora voy por el tercer capítulo del Génesis.
    Dios había creado todo, había allí una Paz tremenda y todo funcionaba maravillosamente bien pero, viendo que Adán estaba aburrido, Dios pensó: “Ya le voy a crear alguien que le proporcione una cantidades de problemas que deba solucionar, para que no se sigua aburriendo” (tampoco habría podido morirse de aburrimiento porque la muerte allí no existía ...piensen Uds.). Así que un día que Adán estaba durmiendo una siestita, tomó una costilla del lado derecho de Adán (que después recreció) y hizo a Eva (...carne de mi carne, huesos de mis huesos...). Una linda varona -así dice textualmente mi Biblia “gallega”: “allí había un varón y una varona”-; con ombliguito y todo lo demás. Sí, algunos discuten si Eva tenía o no el ombligo, pero Dios, que hace todas las cosas perfectas, ¡¿cómo no la iba a crear con el ombligo?!; ¿¡sino cómo después podría seducir a Adán (con el ombliguito descubierto debajo de un top de piel de cabrito) y tendrían así Abel, Caín y otros hijitos e hijitas?! Y a Adán -por no ser menos- antes, lo había creado también con el ombligo. Bien, ni siquiera había terminado de crear a Eva que ya comenzaron los problemas. Satanás que andaba suelto por allí la vio y dijo: “pan comido... ésta es una de aquellas que se creen a todas las propagandas, así que le voy a armar un ‘clip’ y listo”. Posesionó una linda serpiente pintona (de marca, tenía el sello de Gucci en el costado de cuero) se enrolló en el árbol del fruto prohibido y comenzó a platicarle. Sí, entonces todos los animales hablaban; pero luego que comenzaron a hablar las mujeres se quedaron asombrados y, atónitos, no lograron más que emitir gritos de desesperación (...a parte unos loros que intentaron seguirle el ritmo). Una anécdota: Cuando rezo el Rosario, escuchando en onda corta Radio Católica Mundial (o la FM 103.1 MHz. Radio Cooperativa Tanti a las 22 horas), al rezar el cura o un varón, lo sigo, pero cuando reza una hermana -en especial el Salve Reina- se me traba la lengua al intentar seguirle el ritmo ...es porque ellas tienen mucha inteligencia verbal ...demasiada. Decíamos, entonces Satanás le pregunta: “¿Es verdad que no pueden comer de todos los árboles del huerto del Edén?” (como para no llegar de pronto al jugo de la trampa). Eva le responde (1° error): “No, solamente de esto, sino moriremos”. Allí Satanás le larga la propaganda mentirosa: “Pero, ¿cómo decís que vas a morir?, mira qué lindo fruto; Dios dijo así porque quien lo come será igual que él, un dios”. “La verdad que me vendría bien ser una diosa -dijo Eva-, así a Adán me lo manejo como quiero; porque con esta historia de ...costillita mía por acá, costillita mía por allá... y el hecho que Dios le dijo que sería su ayuda útil, ¡me tiene de mucama!”. “Ves, ves -prosiguió Satanás- que tenés que probarlo, es muestra gratis”. Así que Eva cogió el fruto en cuyo costado traía impreso: “Fruto del conocimiento del bien y del mal” y le dio un mordiscón justo donde decía “mal”. “¿Qué porquería -dijo Eva- es un asco, y a tí serpiente voy a aplastarte la cabeza si te agarro, por haberme mentido (por eso a las víboras más chiquitas Dios tuvo que ponerle el veneno; para defenderlas ...a las víboras); además me siento desnuda y avergonzada”. De pronto la pintona “Gucci” se deslizó del árbol y huyó lista como una serpiente. Mientras tanto Eva, que se había vuelto mala, pensó: “no me voy a quedar yo sola con esta ‘truchada’, la voy a hacer probar a Adán; mal común, medio gozo, como se dice...”. Así que con pasos insinuantes se acercó a Adán -que ahora andaba perdido por allí cerca- y lo abrazó de un lado prendiéndose a él como una serpiente y levantando la rodilla derecha, como en un atrevido paso de tango, le dijo: “Amorcito mío, probálo que es rico, rico, rico” (cuando en realidad era peor que Aldo Rico -el pedazo que había tragado ella-). Adán, que ya no entendía nada, se olvidó lo que Dios les había dicho y comenzó a comer del lado que decía “Fruto del conocimiento del bien y del...” y dijo: “En verdad está bastante bueno, pero aquí le falta algo, ¿y del ...qué?”. “Aquí lo tengo -le contestó Eva- todavía me queda el gustito rico en la boca” y le encajó un beso hollywoodiano. Por eso en la matriarcal Trieste (Noreste de Italia), no nos queda que cantar una canción que dice: “Los hombres son como los ángeles y las mujeres como las víboras, quisiera poderlas matar”; cada hombre busca aquel “algo” que le falta (para completar el “conocimiento del bien y del...”), se acerca a la mujer ...y allí lo encuentra! Dicho así parecería ser un escrito en contra de las mujeres, pero no es así, la prueba es que si Dios hubiera tomado a préstamo la otra costillita de Adán, para crear también a la suegra de Eva todo esto no hubiera ocurrido, porque la suegrita habría dicho a Adán: “Hijito mío, ¿no irás a comer aquella fruta medio verde que te trajo Eva?. Que después te cae mal al estómago y soy yo la que tengo que prepararte los remedios, ¡porque aquella despampanante nada sabe cocinarte! Tomá unos raviolitos verdes de espinacas que tu mamita ha recién preparadito para su Adanito”, y Adán -muy mamero- habría comido los ravioles y no el fruto prohibido; por algo sirven también las suegras. Pero allí, lamentablemente no existía la suegra de Eva, así que hemos perdido el Paraíso y tenemos que comer los alimentos congelados, pasados por el horno de microondas, que compra al hipermercado… “Eva” hoy; y encima, además que se la ame -puesto que se cree igual a Dios- exige que se la “adore”...
   ¿Qué tal, le gustó? (El cuento ...no el plato de ravioles de la suegra!). Si... sí, voy a continuar con lo que queda de la Biblia (...no creo, más vale que la lean como la escribió Dios).
                        Adiós (...mejor esto lo firmo con un seudónimo)
                           Uke -el último de los varones-
Posdata:
Como Eva salió del costado de Adán, así la novia de Jesús -la Iglesia- salió de Su costado en la transfixión; por lo tanto somos todos hijos e hijas de María. Ah, me olvidaba, ahora en el Día de la Madre, Adán y Eva festejan a María Santísima, y son los únicos esposos que tienen por suegra la misma persona, la Reina de la Paz ...como para no hacerse más la guerra (tuvieron que esperar 5000 años para que la suegra de Adán aplastara la cabeza de la serpiente).